Cefalea

Según la Organización Mundial de la Salud el 91.3% de la población, alguna vez en su vida ha padecido un dolor de cabeza. Este mismo ente también indica que una de cada 20 personas, padece de cefalea crónica.

Aunque muchos piensen que es la misma enfermedad, existe alguna diferencia entre migraña y cefalea. Estos trastornos del sistema nervioso, es recomendable tratarlo con profesionales y para ello se recomienda, recurrir a la Clínica Assistens en Coruña.

Características de la cefalea y sus causas

Se caracteriza por ser una sensación dolorosa en cualquier parte de la cabeza y que puede presentarse desde un dolor extremadamente agudo, a uno muy leve. Casi siempre la molestia se irradia hacia el cuello e incluso, a la parte alta de la espalda.

Existen diferentes tipos de cefalea dentro de las que destacan las siguientes:

Cefalea tensional

Es una cefalea primaria y se caracteriza por una sensación de presión en una parte lateral de la cabeza. Dicha tensión, por lo general se siente en el cuello también y su presencia puede llegar a durar desde 1 hasta 5 días.

La cefalea tensional es causada por la ansiedad, el estrés, el consumo excesivo de alcohol, la fatiga, incorrecta postura y en la mujer por problemas asociados a la menstruación.

La solución más rápida para este tipo de cefalea, se logra corrigiendo todas las causas antes descritas, pero siempre mediante tratamientos dirigidos por un médico profesional.

Cefalea en racimos

Aunque es menos frecuente que la cefalea tensional, en algunas ocasiones puede presentarse. Se llama así, porque los episodios de dolor pueden llegar a generarse en varias ocasiones durante el día pero, en intervalos relativamente cortos.

El dolor se inicia en un ojo y se irradia hacia toda la cabeza. La incomodidad es tal, que inmediatamente se produce enrojecimiento en los ojos, lo que produce lagrimeo constante.

Para contrarrestar este tipo de cefalea, se recomienda acudir a una consulta profesional en la Clínica Assistens en Coruña, allí podrán dar con las causas para poder aplicar la cura adecuada.

Migraña

La migraña también es conocida como jaqueca y es un dolor de cabeza recurrente, que viene acompañado con situaciones de nauseas e incluso vómitos. Se ha establecido que este trastorno, tiene bases hereditarias y que dicho dolor es de tipo hemicraneal.

Es decir, se focaliza en una parte de la cabeza y a medida que va aumentando la intensidad del mismo, va afectando toda el área craneal.

Las personas quienes sufren de migraña, presentan un malestar de fotofobia o molestia ante las luces, así como de fonofobia que es una incomodidad exagerada a los ruidos.

Aunque como se dijo la base de esta enfermedad puede ser hereditaria, la migraña puede desencadenarse por esfuerzo físico excesivo, cambios climáticos, estrés, menstruación e incluso la ingesta de algunos alimentos.

Diferencias entre cefalea y migraña

La diferencia fundamental entre estas dos patologías, es que la cefalea se presenta en intervalos de corta duración y afecta por lo general casi toda la cabeza. En tanto el dolor que produce la migraña se focaliza en un 50 y 75% del área craneal.

Si una migraña no es tratada de manera adecuada, puede llegar a generar serios problemas tales como derrames cerebral, trombosis e incluso parálisis ocular.

En tanto la cefalea genera una incomodidad propia de un dolor, pero sin que se vea comprometida de gravedad la salud del paciente.

En ambos casos lo más recomendable es buscar apoyo médico, si se presentan situaciones tales como, dolor de cabeza súbito e intenso, que empeora con respecto a días anteriores o que se genera siempre en la misma área.

O si hay interrupción de las actividades diarias, incluyendo el sueño y cuando el tratamiento habitual para controlar el dolor deja de hacer efecto.

El uso de la marihuana vinculado al control de la glucemia y a una cintura más pequeña

La marihuana, el cáñamo y cannabis son nombres comunes de las plantas del género Cannabis. El término “cáñamo” se utiliza para las plantas de cannabis que se cultivan para uso no farmacológicos (por ejemplo, para fabricar telas), como la Cannabis sativa. La fibra de la Cannabis índica tiene mala calidad y se utiliza para hacer drogas recreativas y fármacos par uso en la medicina. Las principales diferencias entre las dos variedades de cannabis son su apariencia y la cantidad de delta-9-tetrahidrocanabinol (THC) -el ingrediente activo de la marihuana- que contienen. La Cannabis sativa es ampliamente utilizada para la recreación. Su humo se ha inhalado o se ha tomado por vía oral para producir una sensación de relajación y bienestar.

La marihuana se ha estudiado por su potencial como un tratamiento para muchas condiciones, incluyendo los trastornos crónicos de la piel, la debilidad y la pérdida de peso relacionadas con el cáncer, el dolor crónico, la enfermedad de Huntington, los trastornos del sueño, las enfermedades de los ojos, la esclerosis múltiple, y la esquizofrenia. Los beneficios más importantes se han observado en el tratamiento del dolor crónico y la esclerosis múltiple. Además, la marihuana puede ayudar a reducir la presión ocular en personas con glaucoma.

marihuana_medicinal_nota

Investigaciones anteriores sugieren que puede haber una menor prevalencia de la obesidad y la diabetes en los consumidores de marihuana, en comparación con personas que nunca han usado marihuana. En el estudio actual, los científicos evaluaron los posibles beneficios de la marihuana en el control de azúcar en la sangre y en la circunferencia de la cintura. Revisaron a la información de 4657 hombres y mujeres adultos que habían participado en el Estudio Nacional Sobre la Salud y la Nutrición (the National Health and Nutrition Examination) en Estados Unidos entre 2005 y 2010. Los sujetos reportaron sobre su consumo de marihuana, y los investigadores midieron sus niveles de azúcar en la sangre y de la insulina después de nueve horas de ayuno.

Las grasas saludables podrían reducir el cáncer de próstata

El cáncer de próstata es el crecimiento incontrolable de células en la próstata. La próstata es una glándula que forma parte del sistema reproductivo del hombre, y está situada en frente del recto y debajo de la vejiga. Los tumores de próstata son masas de células de la próstata. Los tumores de próstata pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos de la próstata rara vez son mortales. La hiperplasia prostática benigna (HPB) es el crecimiento anormal de células benignas de la próstata.

La próstata se hace más grande y aprieta la uretra, impidiendo el flujo normal de orina. La HPB es un problema muy común en todo el mundo. Los tumores malignos o cancerosos de la próstata suelen ser más graves que los tumores benignos y pueden ser potencialmente mortales. Los tumores malignos pueden extenderse, o crear metástasis (metastatizar), a otras partes del cuerpo, como los ganglios linfáticos, el hígado, los huesos, el colon u otros órganos.

aceite

En el estudio actual, los investigadores se propusieron determinar si los hombres con cáncer de próstata podrían reducir el riesgo de mortalidad al sustituir las grasas vegetales por las grasas de origen animal en su dieta. Revisaron a la información de 4.577 hombres con cáncer de próstata no metastásico que habían participado en el Health Professionals Follow-Up Study entre 1986 y 2010. Se recopiló información sobre la ingesta de grasas saturadas, monoinsaturadas, poliinsaturadas, trans, animales y vegetales tras el diagnóstico de cáncer de próstata de los sujetos. Los investigadores también analizaron los datos sobre el cáncer de próstata letal, y la mortalidad por cualquier causa.

La glucosamina y la condroitina relacionadas con problemas hepáticos

La glucosamina es un compuesto que se produce naturalmente en los humanos. Está involucrada en la creación de las moléculas que forman el cartílago. El sulfato de condroitina es una molécula que se encuentra naturalmente en el cuerpo. En la mayoría de los casos se ha utilizado para el tratamiento de trastornos de las articulaciones, como la osteoartritis, y de los problemas con los músculos que se utilizan para masticar y de las articulaciones. Aunque son pocos los casos de posible toxicidad hepática que se han reportado con respecto al uso de estas sustancias, los investigadores de este estudio se propusieron determinar la frecuencia de toxicidad hepática por el uso de suplementos de glucosamina en pacientes con enfermedad hepática.

Los investigadores suministraron un cuestionario a 151 personas con una edad promedio de 59 años y con enfermedad hepática crónica. Los sujetos reportaron su frecuencia de consumo de glucosamina y/o sulfato de condroitina. Los investigadores buscaron una posible relación entre el uso de estos productos y los cambios en los resultados de pruebas de función hepática.

glucosamina

Un total de 23 sujetos declararon haber consumido productos que contenían glucosamina o sulfato de condroitina antes o en el momento de responder al cuestionario. Los investigadores identificaron a dos personas con alteración temporal de la función hepática asociada con el tratamiento de glucosamina, uno de los cuales sufrió una erupción en la piel causada por el tratamiento. El equipo reportó que el análisis de estas dos personas, así como de otros casos descritos en la literatura profesional, sugiere una posible toxicidad hepática vinculada al uso de la glucosamina y del sulfato de condroitina.

Los autores del estudio concluyeron que el consumo de productos que contienen glucosamina y/o sulfato de condroitina es frecuente entre las personas con enfermedad hepática crónica. Hicieron hincapié en que esto debe ser tomado en cuenta debido a los cambios en las pruebas de función hepática, que no se atribuyen a la enfermedad subyacente. Pero indicaron que se necesita más investigación para comprender mejor y confirmar estos resultados.

Para obtener más información acerca de la glucosamina o la condroitina, por favor visita nuestro Diccionario de Remedios y Tratamientos Naturales, elaborado en colaboración con Natural Standard, o utiliza nuestra casilla de búsqueda en la barra azul hasta arriba a la derecha.

Sobre el análisis de ferritina

La ferritina es una proteína que contiene hierro y es la forma primaria de almacenado de hierro en el interior de las células. A pesar de que solo una pequeña cantidad de ferritina se libera en el torrente sanguíneo, este es un indicador preciso sobre la cantidad de hierro que realmente está almacenada en nuestro cuerpo. El hierro se almacena principalmente en el hígado, los músculos, el bazo y la médula ósea, pero si tienes demasiado, este puede acumularse en tus órganos y cerebro.

Para determinar si se tiene un exceso de hierro, o demasiado poco, en nuestro cuerpo se realiza un análisis de ferritina. Se trata de un simple análisis de sangre, y aunque rara vez se ordena durante la revisión médica general, es una de las pruebas más importantes que se pasa por alto en la medicina actual.

tubo-ensayo

¿Qué debes hacer si tus niveles de hierro son demasiado bajos (anemia ferropénica)?

Un hecho muy importante a destacar es que los niveles de hierro pueden llegar a reducirse debido a una hemorragia interna a causa de enfermedades graves como el cáncer o una úlcera en el intestino.

Si la anemia se debe simplemente a una insuficiencia en la dieta, puedes comenzar realizando los siguientes pasos para restaurar tus niveles de ferritina:

  • Suplementos de hierro.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro.

¿Y si tengo demasiado hierro?

Si tienes demasiado hierro en tu cuerpo, entonces es posible que padezcas una condición genética conocida como hemocromatosis. Esta enfermedad básicamente significa que tu cuerpo está absorbiendo el exceso de hierro por lo que se acumula en cantidades masivas.  La hemocromatosis es manejada por un gastroenterólogo o un hematólogo que tendrá que hacer sangrías terapéuticas frecuentes para reducir tus niveles de hierro.

Además, hay algunas cosas que puedes hacer para mantener tus niveles de hierro bajos y reducir el estrés oxidativo del exceso de hierro:

  • Beber té verde
  • Aumentar el consumo de la especia cúrcuma o suplemento con curcumina.
  • Dejar cocinar en ollas de hierro.
  • Disminuir el consumo de alimentos con alto contenido en hierro.
  • Tenga cuidado con los suplementos de vitamina C.
  • Evitar el alcohol, el azúcar, la nicotina, y beta-caroteno.

Lo que no sabías sobre el Eczema ¿para preocuparse?

La dermatitis atópica también conocida como Eczema es una enfermedad de la piel que causa una especie de salpullido, en algunos casos nos podremos encontrar con piel seca y escamosa o en otros casos con pequeños granitos rojos. Esto puede ocurrirle a cualquier persona, pero más que nada a los niños, el periodo de la enfermedad es tan largo que se lo considera enfermedad crónica. Lamentablemente todavía no se ha encontrado una cura, aunque si existen varios tratamientos, obviamente si se llegan a tomar las medidas necesarias se puede evitar el brote, pero en muchos casos la enfermedad ha llegado hasta su peor punto, pero después comienza a desvanecerse, es como si se curara automáticamente sin ninguna clase de ayuda profesional. Cuando hablamos de enfermedades crónicas siempre es mejor prevenirlas porque nunca sabemos que puede pasar y más cuando hay niños de por medio.

Eczema

Síntomas

Los síntomas de esta enfermedad son bastantes indefinidos, como las personas tienen organismos diferentes y que actúan de manera diferente, los síntomas van variando de acuerdo a la persona. Estos son algunos de los síntomas:

  • Comezón: Llega a su peor punto durante la noche.
  • Salpullido: Puede ser de color rojo o gris y normalmente aparecen en las manos, pies, cuello, en los parpados y en los tobillos.
  • Erupciones: En este caso los que forman parte de esta enfermedad, son aquellas que al rascarse se libera un poco de líquido y luego se forman costras.
  • Piel seca: Una piel que este tan seca al punto de estar agrietada.
  • Sensibilidad: Si después de rascarse queda la piel muy sensible e hinchada.

El eczema suele aparecer antes de los 5 años, pero si no se cura puede llegar a estar así hasta ser adulto, pero puede que también te enfermes en cualquier época de tu vida por un tiempo y después desaparece por un periodo largo.

Tratamientos

Esta enfermedad no se va como si nada, es muy posible que esa persona tenga que pasar por muchos tratamientos para poder controlarla, lo peor de todo es que si desaparece y lo lleva controlado los malestares vuelve a parecer dejando así que no se termine de curar.

Una de las principales cosas que tienes que hacer es tratar de conocer cuál es tu condición desde que comienzan a parecer los síntomas, entonces así podrás comenzar con algún tratamiento lo antes posible, por ejemplo, una de las mejores formas de tratar esta enfermedad es hidratándose constantemente la piel y ser mucho más cuidadosos con lo que tocamos. Si te han quedado dudas con respecto al tema puedes entrar a https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000853.htm, allí encontraras toda la información necesaria, pero con una mayor explicación y muchos otros datos más.