Beneficios de consumir zumo de arándano rojo

Los arándanos rojos, frutos de la planta Vacciniun macrocarpon, son conocidos por sus propiedades antibacterianas y por su prevención y protección ante infecciones urinarias.

Las frutas rojas, como los arándanos americanos, tienen un alto contenido en vitaminas y minerales que ayudan a convertir carbohidratos y grasas en energía utilizable para el cuerpo. Además, contienen compuestos antioxidantes (flavonoides y licopeno) que sirven de apoyo en la protección de las células ante posibles daños oxidativos. Asimismo, tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias para prevenir enfermedades.

Diferentes investigaciones apoyan que los flavonoides que se encuentran en el zumo del arándano rojo pueden contribuir a combatir infecciones y aumentar los niveles de colesterol bueno. Por lo que sería ideal añadir a cualquier dieta este ingrediente en su forma líquida. No obstante, también puede ser interesante optar por un complemento natural de arándano rojo.

Todavía no se han identificado ni estudiado todas las aportaciones a la salud que proporcionan los arándanos rojos. Sin embargo, este alimento tiene una larga lista de razones por las que es recomendable incluirlo en una dieta sana y equilibrada:

Protección antioxidante

El jugo del arándano rojo es una rica fuente de dos antioxidantes (la vitamina C y la vitamina E). Una taza de zumo de esta fruta roja nos aporta casi el 30% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C y el 20% de la cantidad diaria que debemos tomar de vitamina E.

La combinación de estos nutrientes sirve como apoyo para neutralizar los radicales libres antes de que éstos puedan dañar las células sanas del organismo. Así mismo la vitamina C nos ayuda a proteger las células en ambientes húmedos, mientras que la E es un antioxidante para las grasas fundamentales del cuerpo.

Protege el tracto urinario

Las bacterias son la causa más frecuente de infecciones en el tracto urinario, de acuerdo con el estudio del Centro Nacional de Información sobre Enfermedades Renales y Urológicas. Las sustancias de origen vegetal que se encuentran en el jugo de arándano, ayudan a evitar que las bacterias se adhieran a la pared de la vejiga, por lo que la orina los elimina antes de que puedan causar daños.

Todavía se necesitan más investigaciones para verificar la efectividad del jugo de arándano en la prevención de infecciones del tracto urinario. Después de 10 estudios diferentes, los investigadores han concluido que los zumos de arándanos azules y rojos ayudan a disminuir la cantidad de infecciones urinarias.

Ayuda a combatir otros malestares

El zumo de arándano rojo puede combatir otras infecciones además de las del tracto urinario. El Instituto Politécnico de Worcester realizó varios estudios de laboratorio en el que los investigadores descubrieron que este jugo bloqueaba las infecciones de la bacteria llamada Staphylococcus aureus. Además, este zumo evita que la bacteria llamada Helicobacter pylori se adhiera a las células del estómago, evitando así que cause úlceras.

Mejora los niveles de colesterol

Aumentar la cantidad diaria del jugo de este fruto rojo podría aumentar los niveles de colesterol sano, conocido como HDL. Las lipoproteínas de alta densidad son conocidas como colesterol bueno porque ayudan a transportar el colesterol hasta el hígado. Una vez allí se descompone en productos de desecho y se elimina del cuerpo.

Varios investigadores de la Universidad de Laval en Canadá hicieron un estudio donde dieron a un grupo pequeño de hombres con problemas de obesidad dosis diarias de zumo de arándano.

Los sujetos comenzaron a beber una porción de 4 onzas diariamente durante cuatro semanas, luego aumentaron la dosis a 8 onzas. Después de transcurrir cuatro semanas de porciones diarias de 8 onzas, los hombres experimentaron aumentos en los niveles de colesterol HDL, según narra el British Journal of Nutrition.

No se puede encontrar un alimento que elimine las toxinas del cuerpo. Para lograr desintoxicar el cuerpo, es necesario seguir una dieta equilibrada que contenga los nutrientes necesarios, vitaminas y minerales. Asimismo, puede agregar a su dieta una amplia variedad de frutas y verduras, carbohidratos complejos, proteínas magras y grasas saludables.

Otros beneficios del arándano rojo

Esta fruta roja puede ayudar a prevenir las úlceras estomacales causadas por la bacteria H. pylori. Además, puede aumentar la acidez de la orina al disminuir el pH y algunos estudios incluso sugieren que este zumo puede ayudar a disminuir la placa dental. También se dice que la vitamina C del arándano puede ayudar con las infecciones de las vías respiratorias superiores, aunque esta afirmación no está del todo contrastada.

Formas de combatir la fatiga en personas mayores

A medida que envejecemos, tendemos a practicar menos ejercicio. Normalmente, esto se debe a las dificultades generadas por la salud y los achaques de la edad. Sin embargo, lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de combatir la fatiga en personas mayores es la actividad física. No es necesario que sea de alta intensidad, es habitual que los músculos comiencen a atrofiarse y sea cada vez más complicado seguir una rutina exigente en cuanto al deporte, pero puedes optar por ejercicios más sencillos y ligeros.

Estas rutinas se pueden aplicar en casa, o en los alrededores, dando pequeños paseos que pueden aportar grandes beneficios. De esta forma, los mayores podrán reducir el riesgo de caídas, aumentar la capacidad cognitiva o mejorar su salud cardiovascular. Incluso puede repercutir en la conciliación del sueño por la noche, un problema muy común con el paso de los años.

Aliviar la fatiga. Dos personas caminan para reducir los sofocos

Empieza poco a poco

No es conveniente darlo todo desde el primer día, sobre todo cuando no hay una costumbre adquirida. Lo recomendable es ir cediendo cada día más tiempo a las rutinas de ejercicio físico, empezando con 10-20 minutos diarios e ir alargando el tiempo a medida que pasan los días. No debes forzar el cuerpo, los ejercicios deberían ser suaves, sin llegar al punto de dañar los músculos o sentir dolor intenso.

Para evitar sustos o lesiones deberías realizar una serie de estiramientos antes y después de practicar deporte. Además, la investigación científica apunta que las mujeres en edad de menopausia deberían dar, como mínimo, una caminata tranquila de 30 minutos al día. Es una forma de reducir la fatiga general y los sofocos provocados por la menopausia en particular.

Contra la fatiga, hidratación

Puede parecer algo obvio, pero no se practica tan a menudo como debería. Quizás en verano aproveches más para hidratarte a base de bebidas refrescantes o para aliviar los sofocos del calor, pero es algo que deberías hacer durante todo el año. En caso de sufrir fatiga, la hidratación ayuda a disminuir la temperatura interna al mismo tiempo que proporciona la reposición que el cuerpo necesita después de la sudoración.

Por otra parte, debes cuidar tu alimentación, añadiendo a tu dieta productos integrales y nutritivos. En este sentido, es conveniente limitar o, directamente eliminar, el azúcar y los carbohidratos refinados.

Alimentación y suplementos nutricionales

En caso de fatiga constante o sofocos relacionados con la menopausia, lo ideal sería visitar a un médico. Un profesional de la salud te puede recomendar una dieta adecuada para tu organismo. También puedes preguntar al especialista acerca de los suplementos alimenticios más apropiados para cada ocasión, preferentemente elaborados a partir de ingredientes naturales, sin efectos secundarios.

La vitamina E, el trébol rojo o los fitoestrógenos del ñame son algunos de los remedios más recurrentes para las mujeres menopáusicas. Concretamente, un complemento dietético a base de cohosh negro puede ser el más indicado para aliviar los sofocos.

Por último, en el caso de las especias, muchas de ellas sirven para que nuestros platos estén más sabrosos y en invierno son ideales por sus propiedades a la hora de ayudar a evitar resfriados. No obstante, la fatiga y los sofocos elevan la temperatura interior de nuestro cuerpo, por lo que no es aconsejable que recurras a este tipo de especias durante la menopausia o cuando te sientes fatigado. En cambio, algunos alimentos recomendables pueden ser los pepinos, los berros o la fruta fresca en general, con valores nutritivos beneficiosos para tu salud.

Ejercicios básicos para evitar caer en el sedentarismo

¿Qué es el sedentarismo y cuáles son sus consecuencias?

El sedentarismo: Una persona es sedentaria o inactiva cuando realiza menos de 90 minutos de actividad física semanal

De acuerdo a la definición  dada por la Organización Mundial para la Salud (OMS).

Según la Organización Mundial para la Salud más del 60% de la población “no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud”.

Cada vez más el sedentarismo se apodera de la población joven y adulta.

Los niños y jóvenes pasan muchísimas horas frente a la tele, la computadora o con videojuegos, sin hacer ningún tipo de ejercicio físico. Los adultos pasan largas horas frente al televisor o a los ordenadores y cada vez utilizan más los medios de transporte como automóviles o autobuses para recorrer distancias cortas pudiendo caminar un poco.

El cuerpo humano necesita tener algún tipo de actividad física para evitar riesgos para la salud y situaciones indeseables como:

  • En las mujeres el sedentarismo puede exacerbar los efectos de la menopausia.
  • El individuo sedentario tiene menos propensión a la longevidad, es decir, pueden morir más jóvenes.
  • La inactividad física provoca riesgos de enfermedades cardiovasculares como infartos, enfermedad cerebrovascular, etc.
  • Una persona sedentaria tiene más riesgo de sufrir de algún tipo de cáncer.
  • El sedentarismo trae como consecuencia la aparición de diabetes Tipo II.
  • También una persona sedentaria tiene tendencia a sufrir de depresión.

Ejercicios básicos para evitar el sedentarismo

Lo más importante es que tomes la decisión firme de hacer ejercicios y vencer la inactividad, para ello tienes estos sencillos ejercicios:

  • Camina por lo menos 30 minutos al día de manera continua, si crees que te costará lograr este tiempo, comienza por 10 minutos y vas aumentando uno o dos minutos diarios hasta alcanzar caminar media hora.

Este ejercicio puedes hacerlo al aire libre o en una caminadora, se recomienda  hacer 100 pasos por minuto. Los brazos deben ir ligeramente flexionados y moverlos al ritmo de la caminata.

  • Practica ejercicios isométricos que son ideales para eliminar la flacidez y además desarrollar y recuperar fuerza. Son ejercicios de fuerza muscular sin movimientos.

Por ejemplo. Tomando un bolso o maletín con algo de peso y lo levantándolo con un brazo extendido cada vez por mas tiempo.

Con este tipo de ejercicios podrás acelerar el metabolismo, aumentar la masa muscular, quemarás grasa y aumentarás  la fuerza muscular.

Cabe señalar que este tipo de ejercicios es muy usado en terapias de rehabilitación de lesiones.

Ejercicios isométricos  para evitar el sedentarismo

A continuación encontrarás algunos tipos de ejercicios isométricos para distintos grupos musculares que te tonificarán y te darán fuerza:

  • Ejercicios isométrico para las piernas. Puedes hacer la posición de sentadillas la cual consiste en mantenerte de pie con las piernas separadas del mismo ancho de los hombros, las rodillas flexionadas y la espalda recta, con los muslos casi paralelos al suelo,  debes mantenerte así por el tiempo que puedas y debes repetirlo 15 veces.
  • Ejercicio isométrico para la espalda. Ponte de pie con las manos enganchadas en la cabeza, los codos hacia afuera, luego inspiras tratas de hacer fuerza para llevar los codos hacia abajo (estos no se moverán), cuenta de 7 a 8 segundos y luego vas aflojando poco a poco, debes realizar 10 repeticiones.
  • Ejercicio isométrico para brazos. De pie coloca la mano izquierda sobre la mano derecha, tocándose las palmas de las manos, debes hacer fuerza con ambas manos tratando de empujar una a la otra. Realiza 10 repeticiones manteniendo 10 segundos cada una.
  • Ejercicios isométricos para el pecho. Colócate de pie con las manos frente al pecho, palma con palma, presiona una contra la otra de modo que puedas sentir la fuerza que realizas con los músculos del pecho. Debes hacer 10 repeticiones de 7 segundos cada una.
  • Abdominales, la famosa plancha. Acuéstate con las manos en puño y codos pegados al suelo, la espalda completamente recta, piernas estiradas y pies apoyados en sus puntas, mantener posición por 30 segundos y hacer las repeticiones necesarias hasta sentir el agotamiento muscular.
  • Otros abdominales. Acuéstate de espaldas eleva las piernas flexionadas con un ángulo de 45 °, mantén la zona lumbar pegada al suelo, con los días coloca peso en las piernas o tobillos para aumentar la dificultad o estira y encoge las piernas.

Nadar en la piscina, un ejercicio inmejorable en verano

La natación es algo muy apreciado en el mundo del deporte y es accesible a los principiantes como a los expertos. La natación se suele recomendar por parte de los médicos por sus beneficios para la salud.

Autor: tpsdave-Pixabay
Autor: tpsdave-Pixabay

Mejora la capacidad pulmonar y cardiovascular

La natación es reconocida por hacer trabajar la respiración y la resistencia, puesto que se trata de un deporte que requiere mantener la cabeza debajo del agua. Al nadar, se aprende a retener la respiración, gestionando el esfuerzo físico. Por lo tanto, se mejora la capacidad pulmonar y, al mismo tiempo, el sistema cardiovascular. La natación suele ser aconsejable para bajar la tensión arterial en las personas que sufren este tipo de problema, puesto que ayuda al bombeo de la sangre. Una buena fórmula es su práctica en piscinas prefabricadas badajoz.

Preservar las articulaciones

La natación es un deporte que se practica en un medio donde el cuerpo pesa poco, y está considerada como un deporte no violento para las articulaciones. En efecto, al estar sumergido, el cuerpo no representa más que un tercio del peso real sobre la tierra. Por lo tanto, es interesante practicar natación cuando se sufren problemas a nivel de las articulaciones. Conviene saber que por esta razón la natación es ideal para la rehabilitación. Las personas que han sufrido algún tipo de daño físico tienen menos miedo a los impactos sobre el suelo de la piscina, y temen menos las caídas. Otra buena fórmula es su práctica en piscinas prefabricadas cáceres.

Combatir el sobrepeso y la obesidad

La natación se suele recomendar para las personas con sobrepeso que desean perder algunos kilos. Dentro del agua el cuerpo parece más ligero y es más fácil practicar una actividad. Además, conviene saber que la natación es un deporte que consume mucha energía.  Normalmente, hay que contar con un desgaste energético de 600 kilocalorías para una sesión de una hora. Para perder eficazmente y de forma estable peso, lo ideal es nadar un mínimo de dos a tres veces por semana, a razón de 45 minutos por sesión.

Al cabo de algunas semanas, se ven los resultados y se constata que el cuerpo comienza a definirse.

Un antidepresor eficaz

Nadar suele ser algo recomendable para distenderse y relajarse. En efecto, el cuerpo, al verse sostenido por el agua, se libera de todas sus tensiones y permite al deportista distenderse en profundidad. Al salir de la piscina, se libera el cuerpo del estrés diario y se favorece un sueño reparador.

Favorecer la recuperación muscular

Practicar natación también es favorable para la recuperación muscular. Los músculos se relajan, las presiones y las tensiones musculares desaparecen, y se eliminan las toxinas. Se recomienda nadar al día siguiente de un esfuerzo físico importante, o tras los minutos que siguen a una sesión de esfuerzo, para favorecer la recuperación muscular. Se constata igualmente que las agujetas o calambres tienen tendencia a reducirse o incluso a desaparecer.

Increíbles beneficios de tomar café para la salud

El café es una de las joyas de la vida moderna. Tu acompañante en las madrugadas para trabajar, tu confidente en las noches tristes, tu consejero en los ratos de inspiración artística. Veamos entonces los beneficios de tomar café.

No sólo puedes prepararlo y disfrutarlo de muchas formas diferentes, también es preciso que sepas que el café es capaz de ayudarte de muchas formas diferentes. Puedes disfrutar de todos estos beneficios con tan sólo continuar leyendo ¿Y tú? ¿Eres amante del café?

Estarás mucho más alerta

La cafeína abunda en el café, no por nada sus nombres son tan similares; además, el el psicoactivo de mayor consumo a un nivel global. Apenas el café llega a ti comienza su proceso de acción, al bloquear un neurotransmisor: la adenosina. Encargada, principalmente, de causar que otras sustancias como la dopamina o la norepinefrina aumenten. Estas, respectivamente, aumentan la actividad cerebral.

Según estudios realizados, el café incrementa varios factores de las funciones cerebrales: Memoria, vigilancia, ánimo, energía, el tiempo que nos toma reaccionar y las funciones cognitivas en general. Pero todos los beneficios vienen con un precio… la gran cantidad de energía que puede proporcionar suele ser causante de trastornos de sueño. Pero tranquilo, no consumas más de cuatro tazas al día y lograrás evitar este efecto secundario.

Es un quemador de grasa por excelencia

Gracias a la fama de la cafeína por ser un aliado al bajar de peso, una gran cantidad de suplementos alimenticios la tienen en su fórmula. De hecho, es una de las contadas sustancias de origen natural que fomentan la quema de grasas. Eso sí, recuerda que el cuerpo se adapta a lo constante… si eres un bebedor frecuente, no funcionará.

Mejora nuestro rendimiento físico

La cafeína es capaz de incrementar los niveles de adrenalina que tiene tu cuerpo, por lo que muchos atletas consumen café en cantidades puntuales para mejorar su rendimiento.

La adrenalina prepara al cuerpo para una actividad física de gran magnitud, y es producida bajo situaciones de pelea o huida.

Brinda el hígado contra la cirrosis

El terror de cualquier hígado es la cirrosis, una enfermedad relacionada -a su vez- con el alcoholismo; sin embargo, también es probable que aparezca tras padecer hepatitis. No existirá forma de librarte de esta terrible sentencia si en tus planes no está beber con moderación. No obstante, las personas que consumen aproximadamente cuatro tazas de café al día probaron ser menos propensas a esta dolencia.